Volver atrás

Todo sobre la financiación de franquicias

¿Cómo elegir entre las mejores franquicias o las franquicias más rentables?

La inversión que implica convertirse en asociado de una red de franquicias es uno de los aspectos que más preocupa a inversionistas y emprendedores. Por eso, es importante tener muy claros algunos conceptos básicos que permitirán elegir entre las mejores franquicias o las franquicias más rentables.

El primer paso es diferenciar entre la inversión inicial, es decir, todo lo que implica la puesta en marcha del centro, incluyendo mobiliario, stock, papelería corporativa, etc. y el canon de entrada, que solicita la central franquiciadora, esto es, lo que cuesta la cesión por el uso de la marca. A esto habría que añadir otros gastos que corren a cargo del franquiciado como, por ejemplo, alquiler del local, obra civil de adaptación del local, ordenadores, gastos de constitución, autónomo o seguridad social, licencia de apertura e impuestos locales, asesorías y administradores varios.

El inicio de cualquier negocio, sea franquicia o no, siempre es complejo. Contar con un capital de inversión es fundamental. Para ello, existe la posibilidad de solicitar con una póliza de crédito o un préstamo. Si pedimos una subvención pública hay que tener en cuenta que ésta no llega a materializarse hasta pasado un tiempo. Razón por la cual es mejor no contar con ella cuando empezamos. Una vez que hemos realizado todas las previsiones económicas, analizaremos los siguientes aspectos: con qué dinero cuento y cuánto necesito. Normalmente tener esta previsión realizada impulsa a entrar en contacto con una entidad bancaria y solicitar ayuda financiera, es decir, recurrir a la financiación de la franquicia. Ciertas entidades bancarias tienen acuerdos establecidos para estas marcas que, en estos casos, valoran más el aval de la marca que un proyecto empresarial que comienza. Es importante consultar con cada marca, que sea de nuestro interés, si cuentan con acuerdos de colaboración de este tipo, para beneficiarnos de ellos.

El plan de viabilidad es otro de los factores que hay que tener en cuenta a la hora de embarcarnos en una inversión o una fórmula de autoempleo para trabajar con las mejores franquicias o las franquicias más rentables. Debemos analizar lo que somos capaces de vender. No hay que olvidar que las ventas garantizan nuestros ingresos y que, por tanto, nuestro negocio vaya bien. Por ello, analizaremos el margen que dejan los productos que vendamos y, por supuesto, el número de unidades que tenemos que vender para cubrir nuestros costes.